Cada una de las diócesis de Andalucía realiza un gesto de denuncia de las situaciones que propician los accientes laborales y en reivindicación de unas condiciones de trabajo acordes con la dignidad de las personas.