El acto culmina con la manifestación de los asistentes por las calles de Sevilla hasta la parroquia donde se celebró posteriormente la Eucaristía de Acción de Gracias. En el trascurso de la misma recibimos el apoyo de los trabajadores de Bolidén acampados desde hace semanas en la cercanías del palacio de San Telmo.